El país tiene distintas altitudes con amplias variaciones climáticas. Como consecuencia Ecuador cultiva diversidad de frutas desde tropicales hasta templadas.

Ecuador es el proveedor mundial de concentrado de maracuyá, primer exportador de banano. Otras frutas que se cultivan para el mercado de exportación son melones, piñas, mangos y frutillas. Las peras y duraznos, manzanas, uvas y ciruelas se cultivan en la sierra. Los cítricos, aguacates, mangos y una gran variedad de frutas tropicales se producen en la costa. Las granadas, kiwis, quinotos, anonas, guayabas y tamarindos no son frutas muy comunes pero son igualmente deliciosas.

Frutilla

Hablaremos en esta ocasión de la frutilla; posee un corto ciclo de desarrollo, rápida entrada en producción y alta interfertilidad entre especies del mismo género. En la actualidad existen programas de mejoramiento genético de frutilla tanto públicos (66%) como privados (34%). Desde 1990 hasta la fecha, la generación anual de nuevas variedades en el mundo es de 29.

Estados Unidos de América, es el país que más variedades ha producido en los últimos 20 años, le siguen Francia, Canadá, Italia, Japón. El único país del Hemisferio Sur que ha desarrollado variedades es Australia. Los grandes productores mundiales son EE.UU., México, España y Polonia, y los principales compradores son el mismo EE.UU., Canadá, China y Japón.

En nuestro país, el 54% de la superficie de los frutales, esta localizado en la costa ecuatoriana, el 41% en la sierra y únicamente el 5% en el oriente. Las provincias productoras de frutas están principalmente en la costa: Los Ríos, Manabí y el Guayas.

Utilizar plásticos ayuda al control de plagas en frutillas.

Requerimientos climáticos

Aunque la frutilla por su centro de origen prefiere climas frescos, se adapta a los ambientes más diversos, desde los subárticos y subtropicales a las zonas cálidas desérticas y desde el nivel del mar a las elevadas latitudes del continente americano. Se cultiva en zonas desde 1200 hasta 2500 m.s.n.m.

Temperatura y Humedad

La temperatura óptima para el cultivo es de 15 a 20oC en el día y de 15 a 16oC en la noche, temperaturas por debajo de 12oC durante el cuajado dan lugar a frutos deformados por el frío, en tanto que un clima muy caluroso puede originar una maduración y una coloración del fruto muy rápida, lo cual le impide adquirir un tamaño adecuado para su comercialización.

La humedad relativa más o menos adecuada es de 60 y 75%, cuando es excesiva permite la presencia de enfermedades causadas por hongos, por el contrario, cuando es deficiente, las plantas sufren daños fisiológicos que repercuten en la producción, en cas casos extremos las plantas pueden morir.

Pluviometría: La frutilla es un cultivo muy exigente en agua, una buena disponibilidad de este recurso representa la base necesaria para un cultivo rentable, en zonas donde las lluvias son insuficientes o mal distribuidas con relación al ciclo de la planta. Se considera un consumo hídrico de 400 – 600 mm anuales.

Viento: Si la presencia de vientos es significativa se puede contrarrestar su acción plantando cortinas cortavientos de unas 2 ó 3 filas de especies forestales de comprobada adaptación a los suelos en que se cultiva frutilla.

Requerimientos del suelo

• En el caso de suelos arenosos se debe disponer de la humedad suficiente.
• El ph óptimo es de 6.5 a 7.5 , aunque en en suelos con ph de 5.5 a 6.5. no presenta problemas.
• Idealmente, el suelo debe tener altos niveles de materia orgánica entre 2 y 3%.
• Se deben evitar los suelos salinos, con concentraciones de sales que originen conductividad eléctrica en extracto saturado superiores a 1 mmhos/cm, ya que, niveles superiores pueden originar disminución en la producción.

Plantación: El logro del mayor rendimiento está por una precisa época precisa de plantación para cada variedad en cada localidad específica.

Inicialmente se establecen aproximadamente 10.000 plantas/ha en primavera. Todo el manejo se orienta al crecimiento vegetativo para su multiplicación, eliminando las flores para evitar la producción de frutos. Cuando los días son más largos (diciembre a febrero) las plantas comienzan a emitir estolones.

Sistemas de plantación

Las plantaciones de frutilla se efectúan de diferentes formas según el medio ambiente y el tipo de suelo, destino de la producción, tamaño de la explotación y grado de mecanización. Primero se proceden a realizar las labores generales: arar el suelo, subsolar si es necesario, rastrar, nivelar y proceder al trazado de la plantación. La preparación del suelo permitirá un buen mullimiento en los primeros 40 cm.

Semillero: Es necesario disponer de material original de propagación de buena calidad, en la frutilla, la mejor vía es la vegetativa ya que favorece al enraizamiento de las partes de la planta seleccionada por los métodos de división de la corona; por estolones, meristemos, etc.

Métodos de propagación

1. División de coronas
2. Estolones
3. Micropropagación

Época de siembra

Cuando se dispone de facilidades de riego, las siembras pueden efectuarse durante todo el año, sin embargo las épocas se determinan de acuerdo a los requerimientos del mercado, tratando de programar, la superficie de siembra, el periodo de mayor cosecha tanto para atender al mercado en fresco y en congelado y desde luego la capacidad de manejo de las plantas de recepción y procesamiento de la fruta.

Métodos de siembra

Cuando se tiene las plantas de los viveros, se las transporta al sitio definitivo para ser trasplantadas mediante dos métodos de siembra: a raíz desnuda o con pequeños panes de tierra; se los coloca en los orificios de la cubierta plástica, de tal forma que queden cubiertas hasta el cuello de la raíz. Cuando la corona queda suelta o muy superficial, las primeras hojas se presentarán encrespadas y amarillas, síntomas que pueden ser confundidos con ataques de virus.

Riego

Se ha estimado que la necesidad de aporte de agua es entre 4.000 a9.000 m3/ha durante todo el ciclo de cultivo. En la plantación de verano, el riego debe funcional antes de la plantación y de la colocación del acolchado de plástico; si el clima es muy cálido se aconseja regar incluso dos veces al día, después que las plantas han arraigado se disminuye la frecuencia a 2-3 veces por semana.

Fertilización

Es muy difícil e incorrecto entregar una fórmula de fertilización de un frutillar, sin embargo distintas investigaciones han evidenciado que la proporción de N:P:K que requiere un frutillar es 1:0,8:1,8. En general las dosis de fertilizantes sugeridas para las distintas situaciones son: 150-250 Kg N/ha, 90-180 Kg P2O5/ha y 270-400 k K2O/ha. El N en exceso es altamente tóxico en frutilla, por lo cual se debe evitar aplicar más de 30 Kg/ha por aplicación.

Control de malezas

Cuando se usa acolchado de polietileno negro, se reduce la incidencia de las malezas. Sin embargo éstas crecen entre las platabandas, para lo cual es posible controlarlas con herbicidas de pre-emergencia o bien con productos de post-emergencia, cuidando de no tocar el polietileno. También se produce emergencia de malezas en el hoyo de plantación, las cuales causan serios problemas a las frutillas.

La frutilla se adapta a diversos ambientes.

Alexandra Zambrano
azambrano@uminasa.com